Felicidades Mamá

Un mensaje para ti

Hay una mujer que tiene algo de Dios por la inmensidad de su amor, y mucho de ángel por la incansable solicitud de sus cuidados.  Siendo joven, tiene la reflexión de una anciana y en la vejez trabaja con el vigor de la juventud.

Aunque a veces dicen que es   ignorante, descubres con más acierto los secretos de la vida que aun el sabio más grande, y otras veces  siendo muy intelectual se  acomoda a la simplicidad de los niños; siendo pobre se satisface con lo que ama, y siendo rica, daría con gusto sus tesoros por no sufrir en su corazón la herida de la ingratitud.

De esa mujer no me pidas el nombre, si no quieres que empiece a llorar … esa mujer yo la vi por el camino. ¡Esa mujer es mi madre!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*